Bodega Otazu


Publicado el 01 de Diciembre de 2020


Bodega Otazu

Un viaje a través del tiempo desde su histórica bodega del siglo XIX hasta una sorprendente y vanguardista Catedral del Vino. No te lo pierdas!

 

BODEGA OTAZU

OTAZU (NAVARRA)

 

Nos desplazamos a Navarra para visitar Bodega Otazu, una de las bodegas españolas más singulares cuyo paraje excepcional la hace merecedora de su propia Denominación de Origen: Pago de Otazu.

Esta circunstancia, que únicamente la tienen 19 bodegas en España, ya nos anticipa que nos encontramos en un terruño especial.

 

Foto mundo del vino

 

 

Su microclima atípico generado por la frontera natural del río Arga, la protección de los vientos fríos atlánticos y las brisas cálidas del sur al amparo de las Sierras del Perdón y del Sarbil, los ríos subterráneos que cruzan su paisaje y la diversidad de suelos que distinguen este valle de su entorno son los principales requisitos de singularidad y calidad por los que sus vinos pueden ser denominados “Vinos de Pago”, la más alta calificación que contempla la legislación española.

 

Foto mundo del vino

 

Actualmente Bodega Otazu representa una vuelta a los orígenes de una familia navarra que emigró hace dos generaciones a Venezuela.

En 1989, el padre de Guillermo Penso, actual director general de la bodega, adquirió esta finca cuyo Señorío de Otazu del siglo XII entremezcla naturaleza e historia y en el que las familias nobles elaboraban vino desde sus inicios, actividad que desapareció en 1890 con la llegada de la filoxera.

Un maravilloso paraje adquirido inicialmente como “casa de veraneo” en el que pronto descubrirían las cualidades excepcionales de esta histórica finca que no podían ignorar y por las que comenzaron a recuperar viñedo. Como Guillermo comenta “el viñedo nos eligió a nosotros”.

Este histórico señorío está formado por la Iglesia de San Esteban del siglo XII, la Torre defensiva del siglo XIV, un palacio renacentista del siglo XVI y una antigua bodega de estilo arquitectónico francés construida en 1840.

 

Foto mundo del vino

 

En este retorno a sus orígenes incorporó una de sus mayores pasiones: el arte. Esta pasión le llevó a restaurar los diferentes edificios del Señorío respetando su arquitectura original y a plantar viñedo en estas tierras con larga tradición vitivinícola porque, como comenta Guillermo, “el vino es cultura y el único arte que se puede beber”.

 

Recorremos en compañía de Lise Boursier e Iker Andrés, responsables de enoturismo, este fascinante valle en una experiencia que fusiona naturaleza, historia, cultura y arte teniendo como hilo conductor el vino.

Un paseo entre más de cien hectáreas de viñedo en el que disfrutamos de obras de arte allí instaladas creadas por renombrados artistas que constituyen una de las mayores colecciones privadas de arte contemporáneo.

 

Foto mundo del vino

 

Diversas obras cuya simbología está asociada al vino:

-Los “Guardianes” de la colección de Xavier Mascaró representan el logotipo de las etiquetas de sus vinos de la gama “Pago de Otazu”. Colosales Guardianes cuya estructura de acero "corten", un material que al oxidarse genera una capa que los protege de la corrosión atmosférica, hace que mejoren con el paso del tiempo al igual que sus vinos, cuya crianza en barrica les enriquece y les aporta excepcionales matices.

-“El color de nuestras vidas” de Alfredo Jaar. Grandes cubos de cristal con líquido en constante movimiento cuyo tamaño representa proporcionalmente la producción de vino que elaboran dependiendo de su color. Este continuo movimiento refleja que el vino, al igual que el ser humano, está vivo y en permanente evolución.

 

 

Foto mundo del vino

 

-"Tiempo" de Hans Peter Feldmann. El enorme reloj de acero inoxidable con más de tres metros de diámetro introducido en el terreno junto a la iglesia de San Esteban del siglo XII nos recuerda el valor y la trascendencia de este elemento tanto en la vida cotidiana como en la naturaleza y el viñedo.

 

Foto mundo del vino

 

-"Obtusa", la sorprendente obra creada por Rafael Barrios de hierro laqueado color de rosa cuyas diversas figuras geométricas atrapan nuestra mirada dándonos la sensación de estar suspendidas en el aire y mostrando diferentes perfiles como ocurre en el vino. Me fascinó su aspecto de irrealidad!!!!

 

Foto mundo del vino

 

Entre numerosas esculturas diseminadas en este magnífico entorno de viñedos, naturaleza, historia y arte y antes de visitar la antigua bodega, nuestro paseo finaliza admirando el coqueto palacio renacentista del siglo XVI que capitanea el Señorío.

 

Foto mundo del vino

 

Nos adentramos en la antigua bodega del Señorío de Otazu cuyo edificio tipo “Chateau” francés del siglo XIX encierra un Museo del Vino en el que admiramos piezas únicas de la maquinaría prefiloxérica utilizada para la elaboración del vino.

Una construcción que atesora otra interesante colección de arte contemporáneo perteneciente a la Fundación Otazu, albergando además importantes exposiciones temporales, por la que ha sido galardonada con el Premio “A” al coleccionismo 2020 que otorga la Fundación ARCO.

 

Foto mundo del vino

 

A través de esta histórica edificación realizamos un salto en el tiempo y nos sumergimos en una moderna y sorprendente “Catedral del Vino” diseñada por el arquitecto Jaime Gaztelu en la que una Menina plateada del artista Manolo Valdés nos da la bienvenida.

 

Foto mundo del vino

 

Este innovador espacio, donde reposan más de 1.200 barricas de roble francés bajo nueve bóvedas de cemento, nos sorprende con su iluminación “Ambientación Cromosaturación Otazu” del artista venezolano Carlos Cruz-Diez. Un juego de luces y colores que juega con la percepción sensorial y visual del visitante.

 

Foto mundo del vino

 

Desde este asombroso lugar tuvimos la ocasión de catar desde sus barricas las diversas microvinificaciones que realizan diferenciando variedades, tipos de suelos, clones y parcelas de la mano de Aitziber Larrea, responsable de viticultura. Una fusión absoluta del arte con el vino o el vino con el arte!!!

 

Foto mundo del vino

 

Mimetizados con el ambiente nuestra visita termina en su particular “Sacristía”, el original espacio que guarda las añadas históricas de la bodega. Un gran número de vasijas de barro creadas con el suelo de arcilla de Otazu y pisadas por ocho trabajadoras de la bodega antes de pasar por el horno de cocción escenifican la inversión del proyecto de la vida en el que las vasijas son las que soportan el peso de las mujeres en vez de ser las mujeres las que sufren el peso de estas.

 

Foto mundo del vino

 

Tuvimos la ocasión de recorrer los viñedos y la bodega en plena vendimia por lo que presenciamos la curiosa vinificación que realizan en sus vinos de alta gama a través de la variedad Merlot:

Despalillados los racimos, las uvas son introducidas en barricas nuevas de roble francés que, una vez llenas, se cerrarán y llevarán a la “Cámara de frío” para condensar sus aromas. Tras pocos díás las barricas serán transportadas a la “Cámara de calor” donde las cálidas temperaturas de la sala despertarán la fermentación en las mismas barricas cerradas y situadas a distintas alturas para girarlas diariamente varias veces. Con ello consiguen que las lías y el mosto estén en constante movimiento durante la fermentación.

Una vez terminado este proceso se prensará y conducirá cada microvinificación al tipo de depósito escogido dependiendo de las características del vino a elaborar.

 

Foto mundo del vino

 

Otazu apuesta por la innovación en el sector vitivinícola y por ello lleva a cabo, junto con la Universidad Pública de Navarra, diversos proyectos de recuperación de variedades entre las que se encuentra la “Berués”. Variedad referenciada en la Cuenta de Pamplona desde el año 1760 con la que hace más de un siglo que no se elabora vino y que pronto podremos apreciarla en sus vinificaciones.

 

Foto mundo del vino

 

A continuación, nos disponemos a catar sus vinos de la mano de Guillermo Penso, propietario y artífice de este proyecto, y Giuliano Rosi, gerente de la bodega.

Vinos creados, como Guillermo comenta, para producir sensaciones y elaborados con las microvinificaciones de pequeñas parcelas diferenciadas. Un paraje singular en el que el nombre de cada parcela es un poeta, músico o un renombrado artista cuya obra haya hecho referencia al vino.

 

Foto mundo del vino

 

Espuma de Otazu. El primer espumoso de la bodega con una selección de los mejores racimos de Chardonnay y una crianza en barrica de 24 meses. Un vino de notas a fruta blanca y una burbuja fina y elegante.

Otazu Chardonnay. Un monovarietal joven de Chardonnay fresco y afrutado criado en depósito tres meses sobre sus lías que le aporta notas frutales y florales.

Pago de Otazu Chardonnay con Crianza. Uno de sus Vinos de Pago cuyas fermentaciones se han realizado en barricas nuevas de roble francés que le aportan a la diversidad de matices cítricos y tropicales unas pinceladas ahumadas.

Otazu Rosado Merlot. Un vino fresco creado con el sangrado de la Merlot que nos ofrece notas de frutas rojas algo compotadas.

Otazu Premium Cuvée. Un coupage de diversas variedades y una crianza de doce meses crea un vino intenso de fruta negra y notas especiadas.

Pago de Otazu Tinto. Otro de sus vinos singulares de Pago cuyo coupage de Merlot, Cabernet Sauvignon y Tempranillo muestran un vino elegante y aromático protagonizado por la fruta negra con toques balsámicos y minerales.

Otazu Altar. Un monovarietal de Cabernet Sauvignon cuya crianza en barrica durante 18 meses y más de cinco años en botella nos presenta una joya enológica elegante y compleja de fruta negra muy madura con notas de regaliz y toques de canela y vainilla.

 

Foto mundo del vino

 

Dentro de su alianza arte-vino nos asombró Vitral de Otazu, el exclusivo vino de limitadísima edición creado con dos parcelas singulares de Cabernet Sauvignon y Merlot.

Un interesante proyecto cuya añada inicial comenzó en el año 2013 y cada añada posterior irá acompañada por una etiqueta y una caja cuyo diseño triangular es una obra ideada y creada por el artista venezolano Carlos Cruz-Díez. El conjunto de estas cajas triangulares en las posteriores treinta añadas hasta llegar al 2042 formarán la obra completa titulada “Cromointerferencia” con una intensa mezcla de colores que, dependiendo de la distancia desde donde se observe, nos creará múltiples interferencias en el colorido.

Un vino envejecido hasta tres años en barrica, dependiendo de lo que necesite cada añada, y reposando otros tres años en botella. Una joya para los coleccionistas que concluirá dentro de treinta añadas!!!

 

Foto mundo del vino

 

Os animo a que descubráis vosotros mismos Otazu y sus múltiples proyectos, una experiencia que os dejará un maravilloso recuerdo.

Agradecer a Guillermo y su estupendo equipo el sorprendente recorrido que nos han brindado y darles la enhorabuena por este proyecto que ha sido galardonado como “La mejor bodega abierta al turismo” concedido por la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN).

 

 

 

Foto mundo del vino

 




TOP10 vinos más vendidos en AMAZON


Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso