Bodegas Ícala


Publicado el 28 de Mayo de 2019


Bodegas Ícala

Bodegas Ícala, una bodega en la comarca de la Manchuela cuyos vinos representan un sueño, una pasión y una forma de vida.

 

 

BODEGAS ÍCALA

CASAS DE BENITEZ (CUENCA)

 

Bodegas Ícala se encuentra en Casas de Benitez, un pequeño pueblo conquense de apenas 1.000 habitantes en la comarca de la Manchuela rodeado de pequeñas aldeas que salpican el paisaje y guardan una pequeña joya: la Cueva de Doña Catalina de Cardona que en su interior atesora una pequeña iglesia rupestre.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Un proyecto creado por Juan Carlos Cabrero y Tinita Laserna con la ilusión de reflejar la tierra que tanto aman en una copa de vino. Por ello, el nombre de la bodega Ícala representa la "Ilusión de Cabrero y Laserna", el inicio del apellido de cada uno de ellos.

Tras una larga trayectoria de Juan Carlos en el area comercial del vino y con el objetivo de preservar esta zona vitivinícola para que perdurase en el tiempo, Ícala comienza su andadura en el año 2012 absorbiendo la esencia de Ribera del Júcar a través de la recuperación y potenciación de viñedo viejo.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Con Juan Carlos y Tinita nos disponemos a visitar algunas de sus 37 parcelas propias que se encuentran distribuidas en 24 hectáreas de terreno. Pequeñas parcelas de viñedo viejo tapizadas de canto rodado, fruto del paso milenario del río Júcar por ellas, nos anuncian que nos encontramos en tierras fértiles cercanas al río que protagoniza el paisaje de la Denominación de Origen Ribera del Júcar.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

En nuestro recorrido entre caminos de tierra roja y arcillosa cubiertos de canto rodado y rodeados de encinas, pinares, almendros y olivos contemplamos sus viñedos viejos. Los intensos aromas a jaras, hierbas silvestres y monte bajo inundan el ambiente en este paisaje que invita a abstraerse disfrutando de un silencio solo interrumpido por el canto de los pájaros y el corretear de alguna perdiz ... el perfume de la naturaleza !!!!

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Visitamos algunos de los viñedos de su Tinto Fino, el clon perteneciente a la variedad Tempranillo más habitual en tierras de Ribera del Duero pero menos usual en tierras manchegas. Una variedad más fina que la manchega y con la que elaboran su monovarietal Finca Perón.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Nos detenemos en una de sus joyas: La Dueña, un viñedo centenario de Bobal que crea su vino de alta gama. De esta pequeña y única parcela bordeada de almendros y pinares, se elabora el vino La Dueña con los escasos racimos que producen estas viejas cepas condensando la expresión del terreno conseguida a través de sus largos años de existencia. Uno de los pocos viñedos de pié franco que existen actualmente, viñedo no injertado que resistió a la plaga de la filoxera de finales del siglo XIX, cuyas cepas tienen mucha historia que contar y expresar en una copa de vino.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Entre cepas viejas de Tempranillo y Bobal, las variedades mayoritarias de la bodega, transcurre nuestro paseo en un terreno en el que, debido a su dificultad, todo su cuidado y vendimia se realiza manualmente. Una dificultad que a la vez, por el pedernal que abunda en el terreno, protege la planta de plagas y la aporta calor.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Regresamos a la bodega para conocer el lugar donde se elaboran sus vinos no sin antes constatar como, desgraciadamente, se están arrancando gran cantidad de viñedo viejo en la zona para plantar viñedo nuevo con otras variedades. 

 

 

Foto mundo del vino

 

 

La nueva bodega, construida hace apenas dos años, fue ideada, creada y construida con sus propias manos y supuso cumplir un sueño. Un sueño y una pasión que han heredado de generaciones anteriores de viticultores y que, como Juan Carlos me cuenta, les permite reflejar sus raíces en sus vinos gestándolos en el campo con mimo y cuidado durante largo tiempo para recoger más tarde el fruto y llevarlo a la copa.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Una estructura de líneas rectas con altos techos donde predomina la piedra y la madera con algún elemento en color fucsia nos sumerge en esta bodega familiar donde cada detalle tiene un significado y un porqué.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Bajamos al sótano donde se encuentra la Sala de Barricas. Allí envejece su Ícala Tradición con la unión de su Bobal y Tempranillo desde su fermentación y que consiguió el Baco de Oro en su primera salida al mercado. Las diferentes barricas de roble francés se encuentran salpicadas de damajuanas, grandes vasijas de vidrio de boca estrecha, donde elaboran una pequeña cantidad de vino para aportar potencia frutal a sus vinos.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

En la Sala de Catas con altos techos de madera y entre grandes fotografías de sus viñedos realizaremos la cata de sus vinos observando desde la cristalera lateral la zona de elaboración mientras que desde el cristal del suelo visualizamos la zona de envejecimiento.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Nota de Cata:

Ícala Casas Blancas Chardonnay. Un Chardonnay manchego muy singular y diferente debido a la orientación oeste-este en la que está plantado el viñedo y el aclareo de racimos indistinto que se realiza en las dos orientaciones buscando el equilibrio de acidez con madurez. Cinco meses en barrica convierten a este vino protagonizado por la fruta fresca y la hierba fresca en todo un homenaje a los pueblos blancos colindantes con Casas de Benitez y cuyos nombres siempre comienzan por "Casas".

Ícala Uno y Uno. Su etiqueta representa en cada uno de sus puntos un recuerdo a sus antepasados, familia y amigos que han ido perdiendo. Un coupage de Tempranillo y Bobal vinificados por separado y unidos en la barrica para su envejecimiento.

Ícala La Dueña. Su vino top como homenaje a la Bobal, la variedad dueña de la comarca y a Tinita, la "dueña" de la bodega. Una etiqueta donde dos gotas representan a sus dos hijos y que con el paso de las añadas estas gotas irán alargándose mostrando su crecimiento.

El pequeño viñedo de más de 90 años de Bobal anteriormente descrito se encarga de crear esta joya enológica cuya producción de cada cepa apenas llega para llenar una botella.

La fruta roja y negra madura protagonizan este vino envejecido en barrica con el aporte frutal de una pequeña cantidad del criado en las damajuanas. Un vino que al catarlo te traslada al campo junto a toques balsámicos con notas de monte bajo y minerales.

 

 

Foto mundo del vino

 

 

Solo me queda felicitar a Tinita y Juan Carlos por ese proyecto que han emprendido con tanta pasión para representar la autenticidad de la Ribera del Júcar en sus vinos con el máximo respeto a lo que el viñedo ofrece. Os deseo que esas gotas de vino de vuestra etiqueta de La Dueña que representan a vuestros hijos tengan una larga y próspera trayectoria.

Os animo desde aquí a visitar esta bodega y conocer sus vinos donde cuidan y miman cada detalle desde el viñedo hasta la etiqueta ... os sorprenderán !!!

 

 

 

 

Foto mundo del vino

 





Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso