Brasil engañó con su vino al dios Dioniso.


Publicado el 17 de Junio de 2019


Brasil engañó con su vino al dios Dioniso.

La primera región vitícola que se desarrolló con éxito vino en Brasil fue Río Grande do Sul en la Serra Gaucha, pues aquí se encuentra el afamado "Vale dos Vinhedos", primera y única Denominación de Origen del país establecida en el año 2012. Autor: Guillermo César Gómez

Pero fue en Minas Gerais donde lo volvieron loco al dios Dioniso, dicen que el dios griego llegó en verano para ver todas las plantas podadas, y al ver como en invierno se realizaba las vendimias, en un lugar donde durante décadas se plantó café, el dios al ver esa locura empezó a dudar de su milenaria sabiduría.

¿Pero quién fue el brasileño que volvió loco al dios Dioniso? Su nombre es Murillo de Albuquerque Regina y este enólogo con la técnica de la poda cambio el ciclo de la vida, porque en Minas Gerais los veranos son lluviosos, propensos para las putrefacciones y las plagas, entonces Murillo le hace dos podas para no dejarlas crecer en verano, y en invierno que no llueve y donde la temperatura oscila entre los 6 grados y los 32, las deja desarrollarse a las vides, porque allí están en un clima con parámetros templados y así dan sus mejores frutos.

El dios Dioniso salió consternado de Minas Gerais, él que lo sabía todo en el mar Egeo aquí quedó como un payaso como un dios menor, humillado fue para hacer un retiro espiritual en el desierto, a orillas del río San Francisco.

Foto mundo del vino

A orillas del río que fue bautizado por Américo Vespucio la divinidad griega quedó más chiflada de lo que venía, y por sus venas empezó a recorrer otra vez la intriga, porque vio que allí los viñedos pueden dar hasta tres vendimias en diferentes épocas del año.

Se puede encontrar en un solo día plantas que están con uvas maduras, otras la tienen verdes y otros racimos son un raquítico proyecto amarillento.

Las uvas no solo demoran sus crecimientos con podas, sino que el regado por goteo les es negado por unos días, y las estoicas vides al quedar sin agua creen que están en invierno y descansan sin hojas, para después resucitar.

 Allí los inviernos son invenciones de quien administra el agua, las pantas tienen diferentes ciclos de vida en una misma temperatura y suelo. Así los vendimiadores no sufre el estrés de los cosechadores armenios que tiene que salir como locos todos en las mismas fechas para recoger las uvas.

Foto mundo del vino

Murillo de Albuquerque Regina despertó su novedosa idea al recordar las confesiones del botánico francés Auguste Saint Hilaire, que en 1819 cruzó las montañas del sur de Minas Gerais. Saint Hilaire registró en sus anotaciones "la notable superioridad de las uvas cosechadas en invierno en relación a las del verano".

Desde el año 2000 los viñedos brasileños avanzaron desde el sur para instalarse en el norte, así conquistaron Paraná, São Paulo, Minas Gerais, Espírito Santo, Bahía, Pernambuco y Goiás.

 Hoy los que entienden de vinos ya saben de la evolución y calidad de los vinos brasileños, además los vinos de Brasil ya han ganado muchísimos premios en el extranjero.

Me contó un sátiro que vio en una noche brasileña llena de estrellas en el casco antiguo de Pelourinho, en Salvador, Bahia, al dios Dioniso y al dios Osiris borrachos, ambos discutían exaltadamente en un bar de quien había inventado el vino.






Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso