Diez razones para ir de enoturismo


Publicado el 29 de Marzo de 2019


Diez razones para ir de enoturismo

Probablemente, al haber llegado hasta aquí, ya conoces las bondades del enoturismo desde el punto de vista de consumidor o como profesional del vino. Autora: Yolanda Fernández.

España tiene mucho que aportar en el mundo de la enología. Es uno de los mayores productores de vino a nivel mundial gracias a la gran variedad de uvas en sus más de 900.000 hectáreas de viñedos, ofeciendo entre ellas grandes Denominaciones de Origen como Ribera del Duero o Rioja, Jerez o Penedés, entre otros.


 Publicidad 


Si tú ya lo conoces, pero deseas acercar el mundo del vino a ese conocido, familiar o amigo que aún se encuentra indeciso, te facilitamos 10 razones de peso para que se decanten por el enoturismo. Una elección de la que no se arrepentirán:

  1. HUYE DE LA MASIFICACIÓN: Los centros turísticos de las ciudades más importantes están masificados. Sus museos y restaurantes están repletos de gente. Durante el verano, gran cantidad de playas de las costas españoles se encuentran saturadas ¿Has probado la alternativa del enoturismo, donde a los visitantes se les recibe en pequeños y exclusivos grupos?
     
  2. PRUEBA ALGO DIFERENTE: El enoturismo no consiste solamente en catar vinos. Mucho más allá de eso, es una genuina experiencia que invita a descubrir bodegas con historia, pasear a caballo, volar en globo, en helicóptero, o hacer rutas a pie o en bicicleta por los viñedos, mimarse con tratamientos de vinoterapia, aprender de la cultura del vino de la mano de sus grandes profesionales, vivir las fiestas de la vendimia, entre otras muchas alternativas ¿Imaginas lo que te estás perdiendo?
     


 Publicidad 


ENOTURISMO EN HELICÓPTERO A PAGO DE CARRAOVEJAS. (más info aquí)
 

  1. RELÁJATE: Frente al actual mundo en el que vivimos, en el que todo es rápido y efímero, tomarse el tiempo necesario para disfrutar de la vida entre viñedos – donde parece que las horas se hubiesen detenido – es una experiencia especial e intensa, que nos retrotrae a felices épocas pasadas. Si además lo acompañas con un tratamiento de vinoterapia, que reporta numerosos beneficios a nivel estético y de salud, la experiencia es sublime.
     


 Publicidad 


WINESPA DEL HOTEL VALBUSENDA, en Zamora
 


 Publicidad 


  1. MARIDA BIEN CON LA MEJOR GASTRONOMÍA: El auge de la gastronomía en los últimos años no es una experiencia completa si no se marida con un buen vino. La mayor parte de los alojamientos relacionados con enoturismo ofrecen cocina de sabores auténticos, gran calidad gastronómica y un cuidado servicio. Experiencia reservada para sibaritas.

BODEGA CAMPO ELISEO. Visita gastronómica tradicional a la Bodega Campo Eliseo(más info aquí)


 Publicidad 


  1. DISFRUTA DE LO AUTÉNTICO: Aún es posible volver a retomar lo genuino, lo auténtico, lo tradicional, aquella forma de vida de nuestros padres o abuelos. Si quieres sentirte viticultor por un día, participa en las originales actividades que organizan algunas bodegas. Podrás aprender no solo a vendimiar, sino también a podar, deshojar, embotellar, etc. Qué mejor manera de conocer los vinos que en el entorno real donde se producen.
     
  2. HOSPITALIDAD: El tiempo se para y eso se impregna en la calidez y el cuidado de la gente con los visitantes. En las zonas de viñedos existen gran cantidad de alojamientos. Desde lujosos o históricos hoteles, a hostales, pensiones y apartamentos, pasando también por otras opciones menos frecuentes en las grandes urbes como hospederías, albergues de peregrinos, alojamientos del vino o gastrohoteles, todos de calidad y gran parte de ellos, con el sello de establecimientos familiares que ponen cariño y cuidado en su atención a los huéspedes. Conócelos, duerme en ellos y siente la hospitalidad de los anfitriones.
     

HOTEL LOS AGUSTINOS EN HARO.


 Publicidad 


  1. VUELVE A LA NATURALEZA: En la actualidad, donde cada vez escasea más lo natural en nuestras vidas, el entorno rural en el que se ubican los viñedos y las bodegas propicia el reencuentro con nosotros mismos y con la naturaleza. A menudo el paisaje del enoturismo se relaciona con paseos por viñedos o rutas de senderismo y cicloturismo cercanas a montes y bosques de diferentes especies, senderos, ríos u otros parajes de gran belleza, en ocasiones protegidos por figuras como Patrimonio Natural de la Humanidad o Reservas de la Biosfera.
     


 


 Publicidad 


  1. APRENDE ALGO NUEVO: Se habla mucho de estar al día en arte, en gastronomía, de la actualidad,… ¿pero cuánto sabes de uvas, del vino, de sus características y de su proceso de producción? Aprende no sólo de éste, sino de todo lo que rodea al vino desde el punto de vista natural, social e histórico.
  1. CONOCE LA GEOGRAFÍA DESDE OTRO PUNTO DE VISTA ¿Quién no ha visitado alguna vez en su vida Madrid? Casi todos conocemos sus museos, sus monumentos, sus plazas y las infinitas posibilidades de ocio que ofrece la capital pero, ¿has pensado alguna vez conocer Madrid desde el enoturismo?. La Comunidad de Madrid ofrece 3 subzonas vinícolas de Madrid: Arganda, Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias, que a su vez albergan gran cantidad de municipios, viñedos y bodegas. Sé diferente y descubre lugares ya conocidos anteriormente, pero nunca desde la mirada del vino.
     
  2. DIVERSIFICACIÓN ECONÓMICA Y SOSTENIBILIDAD: En un momento como el actual, en el que la despoblación en España es un debate y un tema a tratar por parte de la administración, la Organización Mundial del Turismo destacó el pasado año el papel de este tipo de turismo para el desarrollo rural sostenible. El enoturismo es una herramienta para el desarrollo rural, en la cual participan diferentes agentes empresariales o económicos como las bodegas, los alojamientos relacionados, la gastronomía o la organización de diferentes actividades. Ahora, cada vez que hagas enoturismo, sabrás que estás contribuyendo al desarrollo local de zonas que también requieren de nuestros ingresos para subsistir y no perder este inmenso patrimonio a todos los niveles. Podríamos continuar dándote motivos para hacer enoturismo, pero este post solo contempla 10 grandes razones para disfrutar de la experiencia del vino en el turismo. Envíalo a quien todavía tenga dudas y apuesta por un tipo de turismo que está en pleno auge, aunando valores de modernidad e innovación con historia, tradición y orígenes ¡Atrévete con el enoturismo!
     





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!