La crianza, el mágico paso del tiempo por el vino.


Publicado el 06 de Octubre de 2017


La crianza, el mágico paso del tiempo por el vino.

El vino dedicado a envejecer, coge su forma a partir del mimo de la mano del hombre y del paso del tiempo.

La bodega es ese escenario, lleno de misterio por un lado, pero sencillo al mismo tiempo, en el que se produce la transformación de la uva en vino.

La quietud, el mimo y el cuidado de la mano del hombre; el espacio único que configuran las salas de las bodegas; y la naturaleza, en forma de madera de barrica, en forma de reacciones químicas, forman parte de la magia de la producción del vino.

La crianza del vino parte de esta paciencia y este encanto. El vino es tiempo. Bien permanezca en barricas, en toneles o en botellas, es el correcto paso de los meses y los años por la piel y el alma del vino lo que le hará madurar y ser lo que es.

Hay que pensar el vino como un ser vivo, que desde que nace no dejará de estar en constante evolución y cambio, hasta el día en que llegue al paladar del consumidor, para que lo disfrute.





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!