Sevilla y la Sierra Norte


Publicado el 06 de Mayo de 2019


Sevilla y la Sierra Norte

Sevilla y la Sierra Norte. Una de las zonas vitivinícolas sevillanas en un Parque Natural donde sus viñedos se encuentran en suaves lomas de encinas, alcornoques y monte bajo entremezclados con olivos.

 

 

DE BODEGAS POR LA SIERRA NORTE

SEVILLA

 

Sevilla, como comenté en el post anterior, tiene tres zonas vitivinícolas muy diferenciadas entre sí que aportan una gran diversidad de matices a sus vinos. Desde la salinidad del Bajo Guadalquivir por las brisas marinas, la intensidad aromática por las plantas silvestres y árboles frutales del Aljarafe y la miralidad y notas de monte bajo de los suelos pizarrosos entre encinas y alcornoques de la Sierra Norte.

En este post os cuento mi visita a algunas de las bodegas y destilerías que se encuentran en la Sierra Norte, una zona que forma parte de la Reserva de la Biosfera de la Unesco "Las Dehesas de la Biosfera".

 

 

 

DESTILERÍA LOS HERMANOS (PUERTO DE INDIAS)

Nuestro viaje a la zona norte sevillana tiene una parada obligada en una de las Destilerías mas antiguas y con mayor tradición de Andalucía: Destilería Los Hermanos (Puerto de Indias).

Puerto de Indias se encuentra en La Finca de los Brenes en Carmona, una localidad que tiene su origen histórico hace más de 2.000 años y que atesora entre sus murallas monumentos heredados de las distintas civilizaciones que allí se asentaron.

 

 

 

 

Esta destilería comenzó su historia en 1880 y se encuentra sobre unas termas romanas del siglo I que terminaron convirtiéndose durante la época árabe en molinos de trigo y cuyas aguas subterráneas de manantial forman parte actualmente del proceso de elaboración artesanal de sus destilados.

 

 

 

 

Entre los restos arquitectónicos de las distintas civilizaciones que habitaron esas tierras se encuentran dos alambiques de cobre centenarios, de la época de su fundación, que se encargan de crear, como antaño, sus destilados al calor de los hornos de leña.

 

 

 

 

Recorremos el legado que dejaron los romanos a través del acueducto donde el agua del manantial corre hasta caer en el antiguo molino que estuvo funcionando hasta la llegada de la electricidad entre intensos aromas anisados que desprenden los alambiques que nos envuelven y nos trasladan a la infancia.

El azar ayudó, hace muy pocos años, a que Puerto de Indias se convirtiese en una de las destilerías más afamadas no solo nacional sino internacionalmente a través de una bebida experimental a base de alcoholes y fresas que nació por casualidad de un proceso prueba-error. Su resultado fue Puerto de Indias Strawberry, la tercera ginebra más consumida en España y la décima a nivel mundial.

 

 

 

 

Sobre uno de los mayores acuíferos romanos con galerías kilométricas que traían el agua a Carmona y observando los restos del molino que todavía se conservan, nos adentramos en una vieja cueva en la que antiguas botas se encargan de envejecer su anís.

 

 

 

 

Y de estos restos milenarios nos trasladamos en pocos metros a la época más vanguardista donde pudimos disfrutar y saborear sus destilados en la moderna Sala de Catas que se encuentra también en la cueva. 

Agradecer a José Antonio Rodriguez, actual propietario junto con su hermano Francisco, la visita que nos ha brindado a su Destilería entre restos milenarios.

Enhorabuena por haber recogido el testigo recibido y seguir creando un producto artesanal transmitiendo la esencia original.

 

 

 

 

BODEGAS COLONIAS DE GALEÓN

Seguidamente pasamos de los monumentos ancestrales a la naturaleza en estado puro. En nuestro trayecto hasta la Bodega Colonias de Galeón, próxima parada de nuestra visita, cambiamos totalmente el paisaje y nos adentramos en la Sierra Norte de Sevilla.

Un Parque Natural dominado por más de 177.000 hectáreas de encinas, alcornoques, jaras y una gran variedad de plantas silvestres. Un paisaje que, en el siglo XV, estaba totalmente tapizado de viñedos y pequeños cortijos donde el lagar era el elemento principal y fundamental. Hoy en día no llega a tener 10 hectáreas de viñedo.

 

 

 

 

En el corazón de esta sierra, concretamente en Cazalla de la Sierra, se encuentra el último proyecto vivo que actualmente queda en este Parque Natural con respecto al vino: Viñas Colonias de Galéon.

Una Hacienda de 700 hectáreas donde Elena Viguera y Julián Navarro, fundadores de este proyecto, han plantado 18.000 cepas por añoranza a tiempos pasados e intentando recuperar ese producto autóctono de calidad que durante tantos siglos protagonizó el paisaje en una zona que está declarada por la Unesco Zona Cielo Sin Contaminación Lumínica por la pureza de su entorno.

 

 

 

 

Unos viñedos plantados en suelos pizarrosos sobre terrazas debido al terreno montañoso y con cuidado ecológico por respeto al entorno que les rodea donde las variedades autóctonas a recuperar son el principal proyecto.

Recorremos parte de sus viñedos ecológicos que se encuentran en pequeñas lomas donde la naturaleza está en todo su esplendor entre las higueras y perales que rodean la casa de labranza y donde pudimos disfrutar de la cata.

 

 

 

 

Tanto en sus vinos blancos de Chardonnay Ocnos, fermentado en barrica y criado con sus lías durante diez meses con intensos aromas florales y toques tropicales y Petit Ocnos abanderado por la fruta madura con toques especiados y notas de monte bajo, como en sus tintos Silente Origen y Silente Selección donde sobresalen aromas a fruta negra y toques de cacao, se aprecian las notas minerales por sus suelos pizarrosos y las hierbas silvestres como la lavanda y el tomillo.

También pudimos catar su Merlot de maceración carbónica Colonias de Galeón MC 18, un vino fresco con intensos aromas a fruta roja. Y Lincesa Madera 2017 de Tintilla de Rota, una variedad muy escasa. Un vino potente, salino y algo goloso.

Felicitar a Elena y Julián por este nostálgico proyecto de recuperación de una zona vitivinícola sevillana que se había olvidado. Su lema "hacer por el placer" es llevar la obra o acción por la pasión a su tierra. Mi enhorabuena !!!

 

 

 

 

BODEGAS FUENTE REINA

Seguimos nuestro recorrido por la Sierra Norte y nos desplazamos a Bodegas Fuente Reina en Constantina. Una localidad que a través de la historia ha sido ocupada por iberos y celtas y más tarde por romanos y árabes que dejaron un gran patrimonio arquitéctonico considerado Conjunto de Interés Histórico-Artístico.

 

 

 

 

La bodega se encuentra en La Purísima Concepción, una hacienda vitivinícola cuya historia comienza en el año 1647 teniendo su apogeo a principios del siglo XIX en una zona donde, en aquella época, comprendía más de 3450 hectáreas de viñedo y más de 700 lagares registrados.

En el año 1930 se funda en esta hacienda Bodegas de Fuente Reina, siendo la pionera en embotellar el primer tinto andaluz en el año 1943. Más tarde, en el año 1998 Óscar Zapke e Íñigo Manso descubrieron este vergel y su enorme potencial haciéndose cargo de la bodega para recrear en sus vinos este pequeño paraíso entre encinas, alcornoques, helechos, castaños, olivos, pinos piñoneros y una extensa diversidad de plantas silvestres.

 

 

 

 

Sus siete hectáreas de viñedo se encuentran en suelos más arenosos que la anterior bodega aunque la pizarra sigue estando muy presente en un terreno a más de 540 metros de altitud.

Unos viñedos de Cabernet Sauvignon, Merlot y Tempranillo que rodean esta preciosa bodega con una gran terraza desde donde vislumbrar grandes extensiones de encinas y alcornoques ... un lugar que transmite una gran paz y serenidad !!!

 

 

 

 

Los cuidados manuales del viñedo, entre los que se encuentra un rebaño de ovejas que se encarga del abonado, el tipo de suelo y la espesa cubierta vegetal que los rodea, aporta nuevamente a los vinos de esta zona mineralidad y notas de monte bajo.

Recorremos el interior de la bodega y vamos encontrando grandes tinajas de barro donde elaboran su vino Fundus de Tinaja, fermentado y criado durante cuatro meses en estas tinajas centenarias del siglo XVII. Un vino elaborado con Garnacha Tintorera y Mollar de cepas muy viejas. Una variedad autóctona andaluza prácticamente extinguida en la zona que se trasladó a Canarias tomando el nombre de Negramoll.

 

 

 

 

En este lugar privilegiado y rodeados únicamente de naturaleza pudimos disfrutar y catar sus vinos.

Fundus Roble, un coupage de Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot envejecido durante nueve meses en barrica crea un vino armónico con pinceladas de regaliz.

Pagos de Fuente Reina, Merlot con una pequeña parte de Tempranillo. Un vino intenso de fruta negra madura con toques ahumados y especiados por su larga crianza en barrica.

Torre Beraun Maior. Un Merlot fermentado en barrica nueva de roble francés muy intenso aromáticamente a fruta muy madura con toques de regaliz y torrefactos.

Un placer haber podido disfrutar de la armonía de su paisaje y los vinos de la Sierra Norte desde este lugar privilegiado donde solo se encuentra un elemento que la rodea: naturaleza !!!

 

 

 

 

BODEGAS CAZALLO

Como última visita del día por las bodegas de la Sierra Norte, nos dirigimos a Bodegas Cazallo. Uno de los proyectos más recientes que han emprendido nuevas generaciones con muchas ganas de reflejar el terruño en el que han nacido y crecido.

Un viñedo cuidado y mimado con tratamientos naturales de apenas una hectárea da como resultado sus vinos Garagewine de pequeña producción.

 

 

 

 

En pleno núcleo de la Sierra Norte sevillana, entre una gran diversidad de plantas aromáticas se crea Castillo Rojo elaborado con sus dos variedades tintas, Tempranillo y Cabernet Sauvignon con una crianza de seis meses en barrica de roble americano. Un vino fresco que muestra un buen potencial y augura una buena trayectoria vitivinícola.

Felicitar a David Cazallo, uno de los integrandes en ese proyecto, por su pasión por esta tierra que tanto tiene que contar. Animarle a seguir en la buena dirección que han emprendido para seguir mostrando sus raíces en la elaboración de sus vinos.

 

 

 

 

En nuestra aventura vitivinícola también pudimos disfrutar de la gastronomía acompañando a los vinos de la Sierra Norte.

Como Sevilla es tierra de contrastes, pudimos saborear la gastronomía tradicional norteña en el Lagar de la Viña Vieja y recrearnos con el tapeo andaluz donde el "pescaito" frito y diversas tapas andaluzas son parte de la gastronomía de la Taberna del Alabardero en su tablao flamenco.

El Lagar de la Viña Vieja se encuentra en una finca ecológica situada a pocos kilómetros de Cazalla de la Sierra donde las viejas tinajas de barro nos recuerdan que estamos en un enclave vitivinícola del siglo XVII.

 

 

 

 

Su casa solariega rodeada de viñedos recién plantados de diversas variedades y el olivar ecológico que la rodea, invita a perderse por este paisaje de naturaleza y recrearse al calor de la gran chimenea que preside su salón principal con los vinos de la sierra norte.

La piscina natural que allí se encuentra junto con su huerta y los corrales nos anuncia que el producto de la gastronomía que vamos a disfrutar es totalmente natural.

 

 

 

 

Las estupendas migas con chorizo y panceta, la caldereta de caza y los postres caseros se encargaron de maridar la diversa variedad de vinos que se elaboran en esta sierra entre las antiguas ánforas de barro que adornan la sala contigua.

Un lugar para dejarse llevar y empaparse de la naturaleza que lo rodea en las tres casas rurales que allí se encuentran.

 

 

 

 

De la gastronomía norteña al tapeo andaluz por antonomasia en la Taberna del Alabardero. A pocos pasos de los monumentos más emblemáticos de la ciudad como La Giralda, su Catedral, la Torre del Oro y la Plaza de España se encuentra este restaurante donde sus distintos ambientes nos animan a disfrutar de la gastronomía andaluza.

 

 

 

 

Una preciosa casa palaciega del siglo XIX que gira en torno a un patio andaluz es el marco ideal para disfrutar de los productos andaluces.

Desde su Taberna de alta cocina o su Bistrot donde los alumnos de la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla se encargan de mostrarnos la cocina andaluza a precios populares es una opción más que aconsejable para disfrutar de los vinos sevillanos terminando en el Alabardero Lounge Café para reposar la comida tomando un café con buena tertulia.

 

 

 

 

Y bajo este lugar emblemático, se nos abrió el suelo para acceder a la zona subterránea donde el tablao flamenco nos invitó a disfrutar del ambiente andaluz entre "pescaito" frito, huevas de choco, pimientos de rabo de toro, embutidos y torrijas de Semana Santa ... unas exquisiteces acompañadas de vinos de Bodegas Salado. Una bodega situada en el Aljarafe sevillano, la zona vitivinícola sevillana que conoceríamos al día siguiente de la mano de Rafael Salado.

 

 

 

 

Unos vinos que expresan la naturalidad y el reflejo de su terroir donde la Garrido Fino, uva autóctona por antonomasia, es la protagonista.

Vinos sencillos, frescos y fáciles de beber que huelen y saben a su tierra, al entorno y a las flores y árboles frutales que rodean sus viñedos y que os contaré con más detalle en el próximo post.

Diversidad de Sevilla!!

 

 

 





Compartir en RRSS:




Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso

Soluciona tus dudas por whatsapp!