Tips a la hora de disfrutar una botella de vino en un restaurante.


Publicado el 23 de Octubre de 2019


Tips a la hora de disfrutar una botella de vino en un restaurante.

Queremos ofreceros unos consejos, sugerencias o recomendaciones básicas de como poder disfrutar una copa de vino en una Restaurante.

Lo primero es verificar que lo que nos traigan a la mesa sea la selección que nosotros hicimos desde la carta.

Hemos de verificar la añada, la variedad de uva, la bodega, y que la botella esté en buenas condiciones.

Cuando la vayamos a descorchar tratar de no girar mucho la botella. Girar el sacacorchos, primeramente cortando la cápsula.

Hemos de verificar que el tapón esté seco. Que no tenga nada de humedad por arriba. Puede ser que perdiera algo de vino, y se pudo haber contaminado.

Es muy importante que también verifiquemos que el corcho se encuentre en buenas condiciones. No importa que a lo mejor esté un poquito más mojado en la parte superior mientras no se vea por fuera.


 Publicidad 


Tenemos que comprobar que el corcho no huela a podrido. Si hay un aroma así como de humedad en mal estado, lo más seguro es que el vino esté contaminado con ese mismo aroma y sabor a corcho.

Siguiente paso es que alguien de la mesa pruebe el vino. Serviremos una pequeña porción, y verificaremos si el vino está en buen estado.

A la vista es muy importante apreciar que el vino no tenga ningún residuo, cristales, sedimentos, algún pedazo de corcho. El vino debe de estar perfectamente limpio y cristalino.

El color nos indicará la edad que más o menos tiene el vino. En los vinos muy jóvenes vamos a encontrar tonos violetas o morados, y reflejos muy intensos.

En los vinos que han pasado por barrica y que han estado madurando en botella vamos a encontrar algunos tonos ligeros a  ladrillo, naranja, teja…


 Publicidad 


Y los vinos que han evolucionado muchos años en barrica van a presentar un tono café.

Estos últimos hemos de prestarles especial atención, pues es posible que ya no esté en buen estado.

Hay que dejarlo respirar unos minutos, para que abra, airearlo, y así verificar bien su aroma.

Acto seguido hemos de llevarnos inmediatamente el vino a nariz, y comprobar que el vino no presente ningún aroma desagradable. Para este paso no importa que no hayas tomado ninguna clase de vinos o haber realizado algún curso. Es el el momento en el que tienes que confiar en tu nariz. Los productores elaboran vinos para que huelan agradable. ¿A qué puede oler un vino?... Puede oler a fruta, a flores, a las notas de la barrica tostada que se traducen en ahumados, vainilla, frutos secos, chocolate, cuero, tostados especiales,…

El siguiente punto es llevar el vino a la boca. En este punto es importante que hagamos dos pequeños tragos. La primera impresión de sabor normalmente no es muy agradable. Puede ser que el paladar no esté “muy ajustado”. En un segundo trago es cuando podemos confirmar que el vino esté en buenas condiciones.


 Publicidad 


En este caso un vino tinto debe tener acidez, debe tener las notas de los aromas de nariz, y una ligera astringencia.

En el momento de probarlo hemos de “balancearlo” por toda la cavidad bucal…por arriba de la lengua… por abajo. Lo tragaremos, y lo volveremos a probar. 

Los vinos con crianza, que nos regala los aromas a madera, con mucha fruta y profundidad en boca, recomendarlos degustarlos con platos muy elaborados, como por ejemplo un asado.

Es decir, los vinos de mayor intensidad, mayor estructura, hemos de catarlos con platos que cuenten mayor tiempo de preparación.

En cambio los vinos de menor estructura, más suaves, más cortos en boca, los vamos a armonizar con aperitivos, o platos medios de intensidad.


 Publicidad 


A la hora de servir la copa, recordar servir como mucho hasta la parte más gruesa de la copa. No más. De lo contrario no dejarías respirar al vino, ni lo podríamos airear u oxigenar.

Por último, si no vamos a terminar la botella, es importante ponerle un tapón de vacío, y guardarlo en el refrigerador. De esta forma el vino se mantendrá en sus condiciones óptimas durante unos 4 o 5 días. Pasado este tiempo puede empezar a oxidarse y perder su calidad.






Compartir en RRSS:



×

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

FILTRAR BÚSQUEDA

CATEGORIAS

BLOGGERS DEL VINO

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de todas las últimas noticias del Sector del Vino.


He leído y acepto la política de privacidad

 

Copyright © Cata del Vino | Política de Privacidad | Condiciones de Uso